Cultura y Deportes

Can Gelabert de la Portella es la casa más imponente de Binissalem. La primera noticia que tenemos de ella data de 1509, momento en que la familia Gelabert la adquirió al comerciante de Binissalem Cristóbal Mir. Los Gelabert fueron campesinos enriquecidos gracias la viña (su cultivo, la elaboración de vino y la comercialización del mismo) y a la costumbre de hacer heredero al hijo mayor. Llegaron a ser una de las familias más ricas del pueblo, formando parte de la mano mayor del reino, y su esplendor económico llegó entre mediados del siglo XVIII y las primeras décadas del siglo XIX.

Fue en este periodo de esplendor cuando en el casal se hicieron dos grandes reformas: la primera de ellas, realizada en la década de los sesenta del siglo XVIII consistió en la ampliación de la casa y el traslado de la bodega, mientras que la segunda (hacia el 1820) supuso la adecuación de la casa a los gustos imperantes de la época, de tipo neoclásico. Dentro de esta reforma destacan las Salas pompeyanas, un conjunto formado por antecámara, cámara y ligador que, a pesar de ser posterior (hacia el 1820) toma como referencia la sala pompeyana diseñada por Isidro González Velázquez en Can Montenegro de Palma.

Aunque el declive económico de la viña fue un poco anterior, la llegada de la filoxera a Mallorca en 1891 (que diezmó el cultivo, fuente de riqueza de la comarca) marcó un punto de inflexión para muchas de las familias campesinas y terratenientes de Binissalem. Los Gelabert no fueron una excepción: poco a poco, la venta de tierras para mantener el estatus hizo que, en la década de los años 20 del siglo XX, del inmenso patrimonio familiar en Binissalem solo quedaba la casa. La familia se trasladó a Palma, y ​​hasta el año 1981 Can Gelabert fue usado para la señora de la casa, doña Magdalena Gelabert, y tres de sus diez hijos como casa de recreo, para pasar tiempo los meses de verano, en Navidad o Pascua.

Fue el poeta y dramaturgo Llorenç Moyà y Gelabert (Binissalem 1918-Palma 1981), hijo menor de doña Magdalena y funcionario de los juzgados de Palma, el encargado durante décadas del mantenimiento de la casa, velando para que la casa no se cayera y convirtiéndose en un verdadero oasis cultural el tiempo que residía. Por Can Gelabert pasaron muchos de los escritores mallorquines o residentes en la isla (entre ellos el premio Nobel Camilo José Cela) así como pintores, actores de teatro y un largo etcétera de personalidades vinculadas a la cultura. Fiel defensor de la lengua catalana en momentos complicados, Moyà fue un verdadero animador sociocultural de su pueblo natal: participó en el recuperado “Tall de Vermadors” y fue el impulsor de la recuperación de las famosas Fiestas de la Vendimia, junto con los jóvenes del Club Atlant.

A su muerte, ocurrida en Palma en 1981, la propiedad pasó a manos de dos hermanas solteras que, encontrándose muy mayores y residentes en Palma, decidieron vender el Casal. Fue entonces cuando los miembros del primer ayuntamiento democrático hicieron gestiones para comprarlo, encargándose de las mismas el teniente de alcalde Bartolomé Salom “Pompa” y el entonces alcalde Antoni Amengual “Gris”. Se cerró la compra del Casal por 10 millones de pesetas, es decir, 60.000 euros.

La estructura del Casal sufría mucho, por lo que hubo que invertir mucho dinero para evitar su colapso. En 1984 el jardín del Casal (cerrado por una pared alta con albardilla) fue reconvertido en plaza pública. Después de años en que Can Gelabert permaneció cerrado por falta de fondos que permitieran su rehabilitación, finalmente ésta se llevó a cabo a finales de los años 90 del siglo XX, de la mano del arquitecto mallorquín Antoni Pons, combinando la recuperación de elementos primitivos de la casa (la bodega del 500) con y el uso de materiales modernos (vidrio y acero corten) creando espacios más diáfanos.

Can Gelabert se inauguró como Casal de Cultura en el año 2000, y desde ese año, con sus tres espacios expositivos (Sala del Directorio, Sala Imperial y el conjunto de Salas Florentino), se ha convertido en un espacio de referencia dentro los centros expositivos de la “part forana” de Mallorca, con una programación basada en las exposiciones temporales (individuales o colectivas) que tienen una duración media de un mes y medio.

A nivel expositivo, el momento álgido de la casa es a finales de septiembre, coincidiendo con las Fiestas de la Vendimia, momento en que se exponen las obras seleccionadas en el Certamen de Artes Plásticas Villa de Binissalem y se realizan dos exposiciones individuales de artistas de primer nivel en el ámbito de las Islas Baleares.

El resto de la programación combina la presencia de artistas noveles, otros más conocidos, exposiciones colectivas y otras itinerantes promovidas por diversas instituciones o espacios expositivos de las Islas Baleares. Además, desde el año 2012 se han iniciado intercambios de artistas locales a nivel europeo a través del Espacio San Marcos y la ciudad de Groningen, en Holanda. Can Gelabert y el Ayuntamiento de Binissalem aportan estancia gratuita a los artistas en la casa de colonias Can Arabí, así como taller para la realización de obra in situ, situado dentro Can Gelabert. También cabe mencionar el convenio de colaboración con la Fundación Baleària, lo que ha permitido un flujo de artistas entre Binissalem, Ibiza y Alicante.

Además de los espacios expositivos, Can Gelabert concentra un amplio abanico de servicios y actividades socioculturales: Biblioteca Municipal, Escuela de Música, Asociación de Tercera Edad, espacios para entidades del pueblo, taller de artes plásticas, salas para acoger todo tipo de actos (presentaciones de libros, teatro, conciertos, ensayos, cine, conferencias, reuniones …) y dos patios (uno pequeño y otro más grande) donde se programan conciertos los meses de verano. Asimismo, se organizan actividades relacionadas con el conocimiento del patrimonio. El Casal cuenta con un servicio educativo, a través del cual se realizan visitas guiadas para escolares y adultos.

Teatro Municipal

teatre_1

Datos

Edificio ubicado en la calle Rectoria, justo al lado de la Plaza de la Iglesia. En él se llevan a cabo la gran majoria de obras teatrales y espectáculos de danza tanto de los grupos locales como de fuera de Binissalem.

 

Deportes

poliesportiu_1_0Pabellón Municipal Antoni Ladaria

Dirección: Camino de Pedaç s/n